Cartas del Párroco

                                                        20 de septiembre de 2020.

                                 

Querida comunidad parroquial de Santa Isabel  de Hungría: 

                           

Con inmensa alegría les confirmo que a partir  de mañana, lunes 21 de septiembre, se levanta  la prohibición de reunirse en los lugares de culto. Por lo tanto, podemos volver a celebrar los sacramentos de manera pública y así lo haremos. Por supuesto, sosteniendo todas las medidas sanitarias correspondientes. La iglesia estará preparada para ello y, en el trascurso de la celebraciones se irán recordando las pautas que todos deberemos observar para el cuidado personal y el de los demás.

 

La Santa Misa se volverá a celebrar de lunes a sábados a las 19:00 hs. y los domingos a las 11:00 y 19:00 hs. Las mismas serán trasmitidas en vivo a través de Facebook. Se atenderá confesiones todos los días de 18 a 19hs. Los bautismos y el depósito de cenizas en el cinerario parroquial se realizarán de modo individual, previa inscripción por secretaría parroquial. La secretaría parroquial atenderá lunes, miércoles y viernes de 17:00 a 20:00 hs., especialmente para atención telefónica y, en el caso de ser necesario, presencial. La Iglesia permanece abierta de 8:00 a 11:30 hs. y de 15:30 a 19:30 hs.

 

Todo este tiempo sin poder celebrar públicamente los sacramentos ha sido muy difícil. Sin duda hemos encontrado la manera de seguir fortaleciendo nuestra fe, especialmente a través de la oración personal y la meditación de la Palabra de Dios. Ahora, paulatinamente, volvemos a tener la posibilidad de vivir esta dimensión tan importante de nuestra vida espiritual. Que la celebración de los sacramentos nos llene de consuelo y esperanza y nos ayude a reencontrarnos con la alegría que nos da sabernos amados y sostenidos por Dios.

 

¡Un fuerte abrazo y bendiciones!

 

Pbro. Roberto Sosa González
Párroco

 

---oOo---

Colecta Anual de Caritas

 

7 de junio de 2020

Querida parroquia:

Estamos próximos a vivir la Colecta Anual de Caritas, que en esta oportunidad se va a desarrollar bajo el lema «Tu generosidad aumenta la esperanza». Gracias a ella se sostienen muchísimas iniciativas solidarias en todo el país, también en nuestra parroquia. Este año, debido a la difícil situación que estamos atravesando, y que más la sufren quienes menos tienen, es más importante que nunca hacer nuestro aporte generoso, de acuerdo a las posibilidades de cada uno.

Hay diversos modos de hacerlo. En la Web pueden encontrar mucha información de Caritas Nacional. En nuestra parroquia, podemos colaborar en efectivo, a través de los tradicionales sobres y una alcancía para tal fin, que están en nuestra iglesia (para ello deberían acercarse); o a través de los medios virtuales de los que ya disponemos (transferencia bancaria o Mercado Pago).

 

La Colecta Anual de Caritas se llevará a cabo el fin de semana del 13 y 14 de junio. Lamentablemente no podremos encontrarnos presencialmente para la celebración de la misa. Por eso, es muy importante tener presente que tendrán ese destino todas las donaciones que ingresen a través de los medios virtuales entre el viernes 12 y el lunes 15 de junio. A continuación les acerco nuevamente los datos para realizar donaciones a través de transferencia bancaria o Mercado Pago.

 

Que Dios los bendiga, la Virgen los cuide y prontamente podamos reencontrarnos en la celebración de la Eucaristía.

 

P. Roberto

 

A. TRANSFERENCIA BANCARIA POR HOMEBANKING O CAJERO AUTOMÁTICO

 

A favor de la Cuenta Corriente de la Parroquia:
 

BANCO: BBVA
CTA.CTE.: 001-014040/6
CBU: 0170001520000001404065
CUIT: 30-71503823-0
ALIAS CBU: SantaIsabelFr

 

B. TRANSFERENCIA POR MERCADO PAGO

  • Podés buscar en tu cuenta de Mercado Pago la opción «ENVIAR DINERO» que aparece
    unos lugares debajo de «INCIO». Allí escribís el mail de la Parroquia:
    santaisabeldehungria833@gmail.com y luego el monto a transferir.

  • O podés escanear con la App del celular el código QR, en la opción «PAGAR CON QR» 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

---oOo---

Carta Pastoral de Pascua

12 abril, 2020

 

Querida parroquia:

¡Muy feliz Pascua de Resurrección! Este año no nos fue posible vivir la Semana Santa como siempre. Seguramente extrañamos las celebraciones comunitarias, donde vibramos unidos en un mismo espíritu de fe. Sin embargo, el misterio de la Pascua nos alcanza en cualquier circunstancia de nuestra vida, también en esta. Es necesario pedir con insistencia a Dios, que abra nuestro corazón a la gracia sobreabundante, que en estos días nos regala. Poder gozar de su luz, alimentar la esperanza, dejarnos colmar por la alegría y el gozo que comunica Jesús resucitado.

 

La Palabra de Dios del primer domingo de Pascua nos regala textos preciosos que nos hará bien conservar y meditar en nuestro corazón durante todo este tiempo. Dice Pedro, en el libro de los Hechos de los Apóstoles que Jesús «pasó por este mundo haciendo el bien». Hagamos memoria. ¡Cuántas veces hemos experimentado esto! Jesús pasó por mi vida haciendo el bien. Hoy, Jesús, el Resucitado, pasa por mi vida haciendo el bien. Nosotros podemos decir como Pedro: «comimos y bebimos con él» Él se sienta a la mesa con nosotros. Hoy, en esta situación, podemos hacerle un lugar en nuestra mesa, en nuestra casa, en nuestra vida. Podemos cantar también nosotros como el salmo: «éste es el día que hizo el Señor; alegrémonos y regocijémonos en él». Podemos dar «gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor!» Todo esto ocurre hoy, ¡Jesús está vivo!

 

La secuencia de Pascua lo dice bellamente. «El Cordero ha redimido a las ovejas. La muerte y la vida se enfrentaron en un duelo admirable. El Rey de la vida estuvo muerto y ahora vive». No hay nada que temer. Jesús venció y está con nosotros. Tal vez, hoy más que nunca, podamos sentirnos protagonistas de la
Pascua. Dice el Evangelio que «cuando todavía estaba oscuro María Magdalena fue al sepulcro y vio que la piedra había sido sacada». En todo el mundo, frente a esta situación tan delicada, parece que «todavía está oscuro». Como María Magdalena, tenemos el privilegio de haber encontrado al Resucitado, esperanza de la humanidad. También, el indispensable encargo de compartir esa alegría que transforma la vida, con los demás. Que estos días de Pascua que recién comienzan nos renueven profundamente. Que podamos gozar de la dulce y consoladora presencia de Jesús en nuestra vida.

 

Antes de concluir quiero contarles que, si bien no nos está permitido, por el momento, retomar las celebraciones comunitarias, la iglesia vuelve a estar abierta en los horarios habituales (8 a 12 y 14 a 19hs.). Para que puedan acercarse a hacer un momento personal de oración quienes lo necesiten. Allí pueden también escribir sus intenciones, por las que cada día ofreceré la santa Misa.

 

También les cuento, con mucho agradecimiento, que hemos estamos recibiendo numerosas donaciones de alimentos no perecederos para quienes más necesitan. Les recuerdo que, además de la parroquia, los estamos recibiendo en 4 supermercados chinos que tienen un canasto en su local, para que los clientes puedan comprar y donar allí un alimento. Son los supermercados que se encuentran en: Del Barco Centenera 1242 (Lin), Av. Asamblea 874, Del Barco Centenera entre Estrada y Tejedor y José María Moreno entre Asamblea y Salas.

 

Que Jesús resucitado los colme de gozo y paz y que la Virgen Santísima nos contagie la alegría de la Pascua.

 

¡Un fuerte abrazo y bendiciones!
 

Pbro. Roberto Sosa González
Párroco

---oOo---

 

Carta Pastoral Semana Santa

 

4 abril, 2020

 

Querida parroquia:

 

Con motivo de extenderse el aislamiento social preventivo y obligatorio hasta el domingo de pascua inclusive (12/4), les hago llegar informaciones importantes.

 

• La Iglesia permanecerá cerrada mientras continúe el aislamiento obligatorio. Sin embargo, a partir del Domingo de Ramos (5/4) estarán abiertas las puertas principales y podrá accederse al atrio, donde están las imágenes de Ntra. Sra. de Luján y de san Cayetano, de 8:00 a 19:00 hs., para quienes pasen por aquí y necesiten detenerse un momento en oración.

 

• Las celebraciones de la Semana Santa serán sin participación de los fieles. Para que puedan unirse espiritualmente desde sus hogares, se tocarán las campanas en los horarios de comienzo de las mismas: Domingo de Ramos 11:00 hs. – Jueves Santo 20:00 hs. – Viernes Santo 15:00 hs. – Vigilia Pascual
20:00 hs. – Domingo de Pascua 11:00 hs.

• Para que puedan aprovechar hondamente esos días centrales de nuestra fe les acercaré, además de los textos de la Palabra de Dios correspondientes a cada día y la homilía, subsidios para poder rezar y celebrar en casa. También los animo a que cada uno

 

 

busque entre los numerosos recursos que están a su alcance, 

lo que más pueda ayudarlo a vivir con intensidad el misterio de la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Entre todas las propuestas que puedan encontrar, les recomiendo especialmente poder participar, a través de la televisión o internet, de las celebraciones que preside el Papa Francisco o nuestro obispo el Cardenal Mario Poli.

 

• Durante toda la semana santa también sonarán las campanas a las 21hs. uniéndonos al reconocimiento que están recibiendo los trabajadores de la salud y todos los que están sirviendo de manera ejemplar en esta situación. Este gesto busca ser un signo de oración, dando gracias y pidiendo por cada uno de ellos. Para que, al igual que Jesús, sigan entregando su vida por amor.

 

• Por último, no olvidemos a quienes más necesidades están pasando. Además de rezar por ellos, en la medida de nuestras posibilidades, tratemos de ayudarlos. Para quien pueda acercarse a la iglesia, va a haber un canasto en el atrio para dejar alimentos. También hemos conseguido que 3 supermercados chinos tengan un canasto en su local para que los clientes puedan comprar y donar allí un alimento. Son los supermercados que se encuentran en: Del Barco Centenera 1242 (Lin), Av. Asamblea 874 y Del Barco Centenera entre Estrada y Tejedor. Si se sumaran más establecimientos a la campaña, se los haré saber.

Que la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, que celebraremos en esta Semana Santa nos llene de fortaleza, esperanza, alegría y paz.

 

Pbro. Roberto Sosa González
Párroc
o

 

 

Coronavirus. Donaciones

 

25 marzo, 2020

 

Queridos fieles de Sta. Isabel:

 

Les escribo en esta oportunidad para trasmitirles una inquietud muy real. Nuestra parroquia puede prestar los servicios que presta, gracias al generoso aporte económico de cada uno de ustedes. Al estar cerrada por razones de fuerza mayor, la parroquia no está recibiendo esos ingresos económicos, que sostienen los gastos ordinarios. Lo que me inquieta principalmente es poder sostener el pago de sueldos de las personas que trabajan en la parroquia y lo necesitan para vivir. No quiero alarmarlos ni ponerlos en el compromiso de tener que hacer algo. Sé que muchos de ustedes estarán viviendo también con angustia la situación económica. Confiamos todos en que la Providencia no nos hará faltar lo necesario.

 

Para aquellos que puedan hacerlo, les acerco una manera muy sencilla de poder seguir ayudando a que nuestra parroquia cuente con los recursos económicos necesarios. Una donación por transferencia bancaria o por el sistema de Mercado Pago. Esa donación podrá ser por el monto que ustedes consideren poder hacerlo y las veces que lo crean oportuno.

Desde ya, les agradezco de corazón y sigo unido a ustedes en la oración, teniéndolos especialmente presentes en la Santa Misa.

 

P. Roberto

A. TRANSFERENCIA BANCARIA POR HOMEBANKING O CAJERO AUTOMÁTICO

  • A favor de la Cuenta Corriente de la Parroquia:
    BANCO: BBVA
    CTA.CTE.: 001-014040/6
    CBU: 0170001520000001404065
    CUIT: 30-71503823-0
    ALIAS CBU: SantaIsabelFr

 

B. TRANSFERENCIA POR MERCADO PAGO

  • Podés buscar en tu cuenta de Mercado Pago la opción «ENVIAR DINERO» que aparece unos lugares
    debajo de «INCIO». Allí escribís el mail de la Parroquia: santaisabeldehungria833@gmail.com y luego el
    monto a transferir.

  • O podés escanear con la App del celular el código QR, en la opción «PAGAR CON QR»

---oOo---

 

Carta Pastoral

18 marzo, 2020

Querida comunidad de Sta. Isabel de Hungría:

En el camino cuaresmal de este año 2020 nos sorprendió la propagación del coronavirus (COVID-19). Este flagelo sanitario que alcanza a toda la humanidad nos deja perplejos y en muchos casos atemorizados y desorientados. Entre las numerosas dificultades, medidas preventivas y cambios de hábitos forzosos a los que nos vemos expuestos, se encuentra también nuestro modo habitual de vivir la fe.

Reunirnos, estar cerca unos de otros, celebrar juntos, hacernos cercanos a quien más lo necesita… son elementos y modos centrales de nuestra fe. Por eso, en este tiempo, en que no nos será posible vivir muchas de estas cosas, es necesario unirnos fuertemente en la oración. Encontrarnos místicamente en el Corazón de Jesús. No hay lugar más seguro y de mayor comunión que ese.

 

En el Corazón de Jesús están las preocupaciones y necesidades de toda la humanidad. Están los rostros y los nombres de cada persona que sufre y también los de cada uno de nosotros. A través de la oración personal, de la lectura de la Palabra de Dios, del rezo del santo rosario, y de todos los medios espirituales que estén a nuestro alcance mantengámonos en comunión de fe y amor. En este sentido, la presencia de la parroquia en las redes sociales nos será de mucha ayuda.

Por lo que hace a la caridad en su dimensión material, nuestra parroquia, como toda la Iglesia, no va a dejar de ocuparse directamente de quienes necesitan ayuda. Pero esta ayuda no podrá ser brindada por todos de la misma manera. Algunos seguirán asistiendo directamente a quienes lo necesiten y otros rezarán y ofrecerán sus privaciones por ellos.

Desde nuestra fe podemos entender este tiempo de Cuaresma, tan lleno de dificultades, incomodidades y privaciones como un tiempo especial de gracia. Como nos enseña el Apóstol san Pablo, el poder de Dios se manifiesta especialmente fuerte en nuestra debilidad (Cfr. 2Cor. 12,9). Cuando somos fuertes, exitosos, eficaces y podemos con todo, la recurrente tentación es olvidarnos de nuestra condición limitada. En tiempos de fragilidad, enfermedad, impotencia, volvemos a cobrar conciencia de nuestra pequeñez. Y, providencialmente, nos encontramos con la oportunidad de apoyar nuestra vida más sólidamente en Dios y nos sentimos más hermanados con todos.

Guardemos en nuestro corazón y meditemos lo que cada año, en este tiempo, la Iglesia nos recuerda: «Éste es el tiempo favorable, este es el día de la salvación» (2Cor. 6,2). Y unámonos todos repitiendo con profunda fe y desde nuestro lugar: «Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío»

Pbro. Roberto Sosa González
Párroco

---oOo---

Marzo 2020

 

1 marzo, 2020

Publicada en la revista Compartir Nº 270 de Marzo 2020

 

Querida comunidad de Sta. Isabel:

 

Una metáfora muy rica sobre la vida humana es la del camino. También en la palabra de Dios es recurrente la imagen. Entre otras, recordamos el camino que debe emprender Abraham cuando Dios lo llama (Gn. 12,1), o el largo camino de liberación que recorre el pueblo hebreo desde la esclavitud en Egipto hasta la tierra prometida (Ex 13,17). Jesús mismo se presenta como el camino que conduce al Padre (Jn 14).

 

El tiempo litúrgico de la Cuaresma, que acabamos de comenzar, podemos entenderlo asimismo como un camino. La imagen que lo ilustra, por excelencia, es la del hijo pródigo (Lc. 15). El apasionante camino de regreso a la casa paterna que recorre este hijo es un fuerte estímulo para cada uno de nosotros, que también somos hijos necesitados de volver a la casa del Padre.

En primer lugar debemos contemplar el punto de partida. La imagen es elocuente: un joven arruinado, mendigando un trabajo desagradable que le dé aunque sea algo para paliar su hambre. Aunque tal situación mueva a compasión es justo detenerse y recordar que no ha sido una desgracia o una fatalidad la que condujo hasta allí al joven. Han sido sus propias decisiones. Afán de libertad sin límites traducido en decisiones ansiosas y excesos que nunca terminan de saciar el corazón. Al contrario, cada vez lo dejan más vacío. Decisiones, podemos decir siguiendo la imagen, que alejan cada vez más del hogar.

¿Y qué es el hogar? El lugar de pertenencia, donde están las raíces vitales que nos dan identidad. A donde siempre hay que regresar para no dejar de ser nosotros mismos. Por eso, en la parábola, podemos notar que no solo el que se alejó físicamente está lejos del hogar. De la misma manera lo está el hijo mayor, que no tomó distancia física pero sí existencial. También con sus propias decisiones. Eligió reemplazar su identidad por una imagen. La imagen perfecta de sí mismo. Cumplidor, eficiente, sin errores. Pero frio e inmisericorde. También éste necesita volver a la casa del Padre.

Ambos están necesitados de volver. La parábola nos muestra por un lado al menor movido por algo que en su interior lo hace regresar (cfr. Lc 15,7-18). Al mayor lo contemplamos siendo motivado a volver (entrar en la fiesta -cfr. Lc15,28)  por la palabra cariñosa de su padre. Ambas son imágenes de cómo Dios nos busca, nos atrae. Suscita en nosotros el deseo de caminar hacia Él.

No importa qué hayamos hecho, cuán lejos nos hayan dejado nuestras decisiones. Él nos llama a volver, nos habla con dulzura y sinceridad. No tiene rencor, solo perdón. Recibirnos es su alegría (cfr. Lc. 15,7.10). Pidamos la gracia de poder recorrer en este tiempo de Cuaresma el camino de regreso. En casa nos aguarda una fiesta (cfr. Lc 15, 24).

Que la Virgen santa los cuide y Jesús, Nuestro Señor, los bendiga.

Pbro. Roberto Sosa González – Cura Párroco

---oOo---

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now